Quienes Somos

Dr. Seoane

El Dr. Alberto Seoane desde 1984 se dedica principalmente al tratamiento de las adicciones.

Durante estos años formó una red asistencial privada, creando un centro ambulatorio, un centro sanitario “Pau i Be” para desintoxicaciones cortas, y una comunidad terapeútica , “Mas de Gomis”, para estancias de más larga duración.

En el año 2000, fundó el Servicio de Conductas adictivas (SCA) en el Hospital General de Catalunya.

Colaboró con la Universidad de Barcelona, para la formación práctica de psicólogos.(practicum).

Desarrolló la técnica de desintoxicación de 24h para adictos a la heroína y su experiencia fue publicada en el British Journal of Psyquiatry. British Journal of Psychiatry (1997), 171

También impartió cursos de formación de profesionales en el Master de drogodependencias de la Universidad de Valencia.

Ha participado en numerosos estudios clínicos, y ha realizado conferencias tanto en España como en el extranjero The Stapleford Trust 4th Iternacional Conference (The Royal Society of Medicine. London 1998).. XXV Jornadas Nacionales de Socidrogalcohol

En 2007 Organizó en la Acadèmia de Ciencies Mèdicas de Catalunya i Balears el congreso “adicciones y disfunción sexual, Sexo, drogas y rock’n roll”

Actualmente visita en SCA centre mèdic en Barcelona, Travessera de Gracia 1

Historia

El tabaco fue, desde siempre, una planta sagrada. En Sudamérica la utilizaban como medicina a la que se le atribuían poderes mágicos, era utilizada en ceremonias religiosas y militares. Al término de una guerra tribal, pasar la pipa de la paz era una forma de cimentar la unión, de dejar ir las diferencias. Los indios americanos antes de la llegada de los españoles consumían tabaco con fines rituales y terapéuticos. El tabaco era una planta mágica porque “hace visible el aliento” ...

Cuando los indios americanos dieron por primera vez tabaco a los españoles, deliberadamente no incluyeron la salvia y otros ingredientes cruciales para alterar la conciencia. Se negaron a dar a conocer sustancias alteradoras de la conciencia a los no despiertos espiritualmente. Los nativos americanos vieron rápidamente que, aunque los españoles habían evolucionado en otras ciencias, sufrían de un curioso y más bien trágico retraso espiritual. Los españoles no tenían visiones, no se podían comunicar con los espíritus de sus ancestros, y no sentían la divinidad de los cuatro elementos. No sólo carecían de estas habilidades perceptivas, de las cuales ocasionalmente algunos nativos americanos carecían, sino que además ridiculizaban arrogantemente a quienes podían percibir tales cosas. Claramente los españoles no estaban listos para los rituales en los que se fumaban estas plantas. Los nativos americanos dieron a los españoles el tabaco sin las otras plantas fue una especie de guerra química, esperando debilitar a estos poderosos enemigos borrando partes de sus conciencias, para que no pudieran abrir la puerta a otras dimensiones a fin de conseguir claridad para resolver problemas.

A finales de octubre de 1492, Rodrigo de Jerez y Luis de la Torre, compañeros de Cristóbal Colón, fueron los primeros occidentales que vieron a indios fumando tabaco. Rodrigo de Jerez los imitó en seguida, sin sospechar que al volver a España sería encarcelado y acusado de brujería por la Santa Inquisición puesto que “sólo el diablo podía dar a un hombre el poder de sacar humo por la boca ....”

Cuando el tabaco llega a Europa, muchos ven en él un pecado al relacionarlo con un pasaje bíblico en el que se dice que todo lo que sale de la boca del hombre le mancha. En 1603, Jacobo I de Inglaterra prohíbe el tabaco "cuyo humo negro y apestoso evoca el horror de un infierno lleno de pez y sin fondo". En Rusia, el zar Miguel Fedorovich hace cortar la nariz de los tomadores de “petún” (antigua forma de nombrar al tabaco rapé). La Iglesia actúa también y en 1621, Urbano VIII excomulga a los fumadores culpables de usar «una sustancia tan degradante para el alma como para el cuerpo».

En 1732 el Papa Benedicto XIII, un fumador empedernido, revocó los edictos que prohibían su uso. Obviamente esa normatividad sólo aplicó en tierras cristianas, por lo que a principios del siglo XVII, mientras Europa central comenzaba a explorar los efectos terapéuticos que se atribuían al tabaco, Rusia, Turquía y China aún castigaban a los fumadores con pena de muerte.

En Europa, a finales del siglo XVII, a raíz de la cura que logró Jean Nicot de las migrañas de Catalina de Medicis, esposa del rey Enrique II de Francia, el tabaco se incorporó a las costumbres europeas. En aquel tiempo el tabaco era llamado hierba santa o hierba para todos los males. El principio activo de esta planta recibe el nombre de nicotina en recuerdo de quien lo popularizó.

El consumo del tabaco fue aumentando paulatinamente en Europa, aunque (dato curioso) durante todo el siglo XVIII, el tabaco no se fumaba sino que se inhalaba por la nariz pulverizado, particularmente entre las clases altas. Fue la época dorada del llamado rapé. En Inglaterra, la reina Carlota era conocida por su adicción al rapé, y en Francia, Napoleón consumía casi cuatro kilos de rapé al mes...

Después de la guerra de Crimea (1856) el cigarrillo adquirió un auge definitivo lo que permitió y favoreció su rápida manufactura y posterior comercialización, aunque fue la Primera Guerra Mundial la que otorgó al cigarrillo un protagonismo absoluto en el mundo de los fumadores.

No fue sino hasta 1964 cuando las compañías tabacaleras se vieron obligadas a incluir leyendas en los paquetes de cigarrillos para advertir a los consumidores sobre los riesgos para la salud en términos generales.

Después de numerosos juicios contra las compañías tabaqueras, éstas reconocieron al fin que el tabaco era adictivo, y que era responsable de muchas enfermedades mortales. Tuvieron que pagar indemnizaciones millonarias, incluso actualmente siguen abiertos pleitos contra las compañías que comercializan el tabaco.

Qué fumamos?

Muchos piensan que fuman sólo tabaco. Sin embargo tanto en los cigarrillos como en los cigarros puros o en el tabaco de pipa se añaden cientos de ingredientes aparte del mismo tabaco. Los aditivos químicos ayudan a que los cigarros sean más aceptables para los fumadores, pero también:

  • hacen que el humo tenga una apariencia más leve (el humo es azulado en vez de ser marronoso)
  • hacen que el humo sea más fácil de inhalar
  • acortan la vida del producto (el cigarrillo se consume solo)
  • mejoran el sabor del cigarro
  • aumentan la absorción de la nicotina.

Entre los aditivos existe un compuesto químico que se usa como humectante y una mezcla compleja de sustancias químicas que se usan para darle sabor a los cigarros.
A pesar de que algunas de estas sustancias químicas no son peligrosas cuando se ingieren en alimentos, es posible que sean cancerígenas cuando Se calientan o se queman en el cigarro.

Algunos productos comerciales de tabaco contienen ingredientes, tales como jugo concentrado de cereza, jugo de manzana, jarabe de chocolate y miel, con el fin de adulzar y dar sabor. Estos aditivos aumentan el sabor y, probablemente, también el uso de los productos de tabaco, al menos entre las personas que apenas están comenzando a usar tabaco. Según su variedad, el tabaco contiene entre 0.5 y 16% de nicotina. El resto es el llamado alquitrán, una sustancia obscura y resinosa compuesta por varios agentes químicos, muchos de los cuales se generan como resultado de la combustión (cianuro de hidrógeno, monóxido de carbono, dióxido de carbono, óxido de nitrógeno, amoníaco, etc.).

Como actua el tabaco?

El tabaco puede ser mascado, inhalado directamente por la nariz (pulverizado en forma de rapé) o fumado en pipas, cigarros o cigarrillos. Aspirando el humo, se puede absorber hasta el 90% de la nicotina, mientras que si éste permanece únicamente en la boca, la cifra se reduce al 20 o 35%. Aproximadamente 8 segundos después de haber entrado a los pulmones, la nicotina contenida en el tabaco alcanza el torrente sanguíneo y a más tardar en 5 minutos ha logrado traspasar la barrera hematoencefálica para llegar al cerebro. Sus efectos duran entre 5 y 10 minutos provocando fases de acción estimulante y acción depresora del sistema nervioso central. En primera instancia estimula algunos receptores sensitivos y produce una descarga de adrenalina que acelera la frecuencia cardíaca y eleva la presión arterial; posteriormente deprime todos los ganglios autónomos del sistema nervioso periférico.

La nicotina como cualquier sustancia adictiva produce dependencia física y psíquica, una cierta tolerancia (cada vez necesitamos más cantidad para obtener los mismos efectos) y un síndrome de abstinencia importante.

El efecto de la nicotina en el cerebro consiste en la reducción de la enzima MAO-B, responsable de regular la transmisión de la dopamina, neurotransmisor que controla entre otras alteraciones anímicas, la motivación y el placer. Por tanto, a menor cantidad de MAO-B (hasta un 40% menos en el cerebro de un fumador), mayor incremento de dopamina; aumento que, al intervenir en el tálamo, se convierte en la clave para sentir una ganar irreprimibles de volver a fumar otro cigarrillo. El resultado es la formación de un círculo vicioso (nunca mejor dicho) en el que los efectos positivos de la nicotina (baja la ansiedad y aumenta la concentración) desencadenan un síndrome de abstinencia que obliga a seguir fumando. No es la falta de tabaco lo que genera el deseo de fumar, sino que es el mismo tabaco el que genera las condiciones para que el próximo cigarrillo sea indispensable a corto plazo. Las ganas de fumar sólo desaparecen dejando de fumar. También es importante saber que al volver a fumar el ciclo adictivo se recompone muy rápidamente.

A nivel periferico, la nicotina aumenta la frecuencia cardiaca, el ritmo respiratorio, la presión arterial y el flujo coronario. Durante la combustión del tabaco, algunos de sus elementos se transforman en monóxido de carbono, emisión venenosa que contribuye al surgimiento de enfermedades cardiacas. Cuando el monóxido de carbono entra al torrente sanguíneo, tiende a reemplazar el oxígeno contenido en las células rojas de la sangre formando carboxihemoglobina. En los fumadores, hasta el 10% de la hemoglobina total puede ser carboxihemoglobina, lo cual equivale a decir que sus tejidos reciben 10% menos de oxígeno.

A largo plazo el tabaquismo tiene efectos sobre el sistema broncopulmonar, cardiovascular y digestivo. Las úlceras gástricas y duodenales son doblemente más comunes entre los fumadores. Las heridas de la piel pueden tardar más en sanar debido a que la nicotina reduce los niveles de vitamina C en el organismo. Además, el humo del cigarrillo produce inflamación en la mucosa del aparato respiratorio y aumento de la producción de una enzima llamada elastasa, que degrada la elastina, material constitutivo del pulmón al que se debe su capacidad de expandirse y contraerse. El hábito de fumar provoca que el tejido pulmonar pierda sus propiedades elásticas, aparentemente de manera irreversible, con la consecuente disminución en la capacidad pulmonar para ingresar oxígeno a la sangre.

El alquitrán puede causar desórdenes bronquiales y contiene sustancias que se consideran cancerígenas, es por ello que al tabaco se le atribuyen el 90% de los casos de cáncer pulmonar en el mundo y también se relaciona con la aparición de cáncer en la boca y en la garganta.

Informes médicos calculan que en total ocasiona el 30% de todas las muertes producidas por el cáncer, el 30% de las enfermedades cardiovasculares, el 75% de las bronquitis crónicas y el 80% de los casos de enfisema;

También se asegura que las mujeres fumadoras pueden ver reducida su fertilidad, sufrir desórdenes menstruales y, en caso de usar pastillas anticonceptivas, están 39 veces más propensas a sufrir infartos que las que no fuman.

Aunque no se esperan disturbios genéticos del uso del tabaco, éste puede aumentar el riesgo de partos prematuros y de bajo peso en los recién nacidos.

El consumo crónico de nicotina se acompaña de una leve tolerancia. A menos que exceda su dosis habitual, el fumador no experimenta los efectos de náusea y mareos que suelen reportar las personas que no están acostumbradas al tabaco.

La nicotina provoca una dependencia física bastante severa. El síndrome de abstinencia aparece dentro de las primeras 24 horas posteriores a la supresión y se manifiesta por: irritabilidad, inquietud, dolores de cabeza, disminución de la frecuencia cardiaca, aumento del apetito, disminución de la vigilia o insomnio y dificultades de concentración. En el caso de la nicotina, la dependencia psicológica es muy fuerte y juega también un papel preponderante, por lo que el síndrome de abstinencia puede durar varios días o varias semanas.

Has recaido?

Si es a los primeros días, deberíamos analizar si estábamos suficientemente motivados, si estamos pasando un mal momento, si el tratamiento no es el adecuado, o si a tu alrededor hay demasiada presión social.

Si es al primer mes aproximadamente. Analizar si hemos seguido ciertos consejos que nos dieron, si hemos mantenido el tratamiento, si ha aparecido un problema importante, si fantaseábamos con el control del tabaco. La mayoría de las recaídas se producen antes de los tres primeros meses.

Si han pasado ya tres meses. Las recaídas a partir de este periodo suelen ser por incumplimiento del tratamiento, por un exceso de confianza, por haber aumentado peso, o nuevamente por la fantasía de controlar el hábito.

Después de 6 meses. Las recaídas suelen ser muy raras. Se considera ya a la persona como ex-fumador, aunque el criterio más utilizado actualmente es el que considera ex fumadora a la persona que lleva un año sin hacerlo. En estos casos, menos de un 10% volverá a fumar.

La mayoría de las personas que vuelven a fumar lo hacen durante los 3 primeros meses. No se sienta derrotado si vuelve a fumar.

Recuerde, la mayoría lo intentan varias veces antes de lograr tener éxito.

Cuanto antes reinicie el tratamiento menor dificultad encontrará.

Nuestro tratamiento

El método de reducción gradual asistida (RGA) tiene una doble vertiente, una es la reducción gradual de la nicotina administrada, otra el aprendizaje a vivir sin desear el tabaco.

En el método de la RGA de SCA Centre mèdic, hay que superar ocho pruebas, descansando un día entre cada una. Con las ocho pruebas se busca conseguir periodos programados en los que intentará abstenerse de fumar y podrá valorar las dificultades que vayan surgiendo. En cada prueba se consigue disminuir el número de receptores de la nicotina con lo que la dificultad será cada vez menor.

No se desanime si precisa más de un intento para superar alguna prueba, o si prefiere repetirla para afrontar con más fuerza la siguiente, cada persona fuma de forma diferente.

Haber superado una prueba supone:

  • a) Un aprendizaje. Durante las 8 pruebas se pueden evaluar las diferentes circunstancias en que las tentaciones de fumar aparecen, y aprender cómo superarlas. (aprendizaje a la prevención de recaídas). Le ayudaremos con algunas ideas.
  • b) Una disminución de la dependencia física, reduciendo el número de receptores nicotínicos, que son en definitiva los responsables del síndrome de abstinencia.
  • c) Una victoria, que nos motivará para conseguir superar la siguiente prueba.

El día de descanso entre pruebas, permite reponer fuerzas, reflexionar, sin demasiado stress, de la importancia del proceso que está realizando. Quizás le sorprenda lo poco que le apetece fumar y de lo mucho que está habituado a hacerlo.

El proceso suele durar de 2 a 3 semanas, que serán necesarias, no sólo para haber superado el síndrome de abstinencia, sino para aprender a vivir sin humo, el gesto de encender un cigarrillo es un ritual que es necesario desmontar.

Aunque es posible hacer el tratamiento sin medicación, en nuestro centro utilizamos medicación no nicotínica que ayuda considerablemente y el porcentaje de éxitos aumenta significativamente.

El día que haya superado las ocho pruebas estará preparado, ése será su día “D”, el inicio de una nueva vida. No debe dejar de tomar la medicación hasta que su médico se lo indique.

A continuación encontrará la descripción de cada una de las pruebas.

La primera prueba, 4 horas sin fumar, no es demasiado difícil.

Normalmente se empieza a las 10h (aunque es posible escoger otra hora) hasta las 14h. Este periodo permite fumar antes de las 10h, lo que posibilita el primer cigarrillo después de desayunar y también el de después de comer, que suelen ser de los más difíciles de evitar.

Sin embargo al ser la primera prueba quizás se encuentre con momentos en los que la tentación de encender un cigarrillo le ataque y no sepa como contrarrestarlo.

Al final de la prueba podrá comentar con su terapeuta las dificultades que hayan aparecido para buscar soluciones.

Tanto si ha conseguido superar la prueba, como si no, puede seguir fumando el resto del día, incluso el día siguiente, preparándose para la siguiente prueba. No tenga prisa, un proceso tan importante requiere su tiempo.

La segunda prueba consiste en permanecer 6 horas sin fumar, conlleva nuevos problemas, como el famoso “cigarrillo de después de comer”. El saber que a las 16h podrá fumar hará que con un poco de fuerza de voluntad pueda superar la prueba con éxito.

Al acabar la segunda prueba podrá hablar con su terapeuta de referencia para adquirir las habilidades para superar las dificultades.

Si no ha superado con éxito la prueba, fume el resto del día y durante el día siguiente (día de descanso) mentalizándose para repetirla de nuevo con éxito. Intente buscar la forma de vencer la situación que le impidió superar la prueba.

Si superó esta segunda prueba podrá usted fumar, sin culpabilizarse, al igual que el día siguiente (día de descanso). No es necesario que fume más de lo que le apetezca. Piense que parte del proceso consiste en una desintoxicación lenta, que consigue reducir el número de receptores nicotínicos, que son los que producen la dependencia.

Llegamos ya a la tercera prueba, 8 horas sin fumar. Desde las 10h hasta las 18h. Aquí aparecerán nuevas situaciones, nuevos problemas que precisaran nuevas soluciones. Habrá que aprender que después de comer no se fuma. Evitar el café y el alcohol, renunciar a una sobremesa o cepillarse los dientes inmediatamente después de comer pueden ser algunas herramientas para superar los momentos difíciles.

Al finalizar la prueba, como de costumbre, comente con su terapeuta como le fue.

No importa si precisa más de un intento, en cualquier caso deje pasar un día antes de repetir la prueba. Piense que poco a poco va reduciendo su dependencia física y está aprendiendo nuevas habilidades para superar los momentos de crisis.

La cuarta prueba consiste en dejar de fumar durante 10 horas (de 10h a 20h) sin fumar. El llegar a este punto es todo un éxito. Los problemas que van a aparecer pueden no ser demasiado diferentes a los que han aparecido hasta ahora, además ahora quizás sabemos un poco mejor como afrontarlos.

Al día siguiente, tanto si ha superado la prueba como si no, no haga ningún esfuerzo por no fumar, pero tampoco se obligue a fumar, quizás sea más el hábito que la necesidad o el placer, no fume si no le apetece.

Piense que al acabar esta prueba habremos alcanzado la mitad del proceso, quizás la parte más difícil.

La quinta prueba consiste ya en 12h (de 10h a 22h) seguidas sin fumar. Todo un record! Se trata de casi un día completo si descontamos las horas de sueño.

Este es un punto de inflexión en el tratamiento. Nuestra autoconfianza en que llegaremos a la meta crece. Ya puede salir de casa sin tabaco, no le hará falta en todo el día. Por la noche, a partir de las 22h, ya fumara si le apetece. Se imagina salir de casa sin tabaco, ¡Qué liberación!

Como en las demás pruebas no pasa nada si no lo consigue a la primera, son pruebas, y con un poco de empeño lo logrará sin demasiada dificultad, repase cuales fueron los momentos de mayor dificultad, busque formas de superarlos con ayuda de su terapeuta de referencia.

Al día siguiente descanse, fume lo mínimo y prepárese para la siguiente.

La sexta prueba consiste ya en 24 horas (de 10h a 10h), ¡un día entero! sin fumar.

Mucha gente cree que si es capaz de estar un día sin fumar ya está todo hecho, ¡nada más lejos de la verdad!. Pero sí, realmente es un hito importante. En un día pasamos por muchos momentos, unos en los que ni siquiera pensamos en el tabaco, otros en los que venderíamos nuestra alma al diablo por una calada. Afortunadamente el tiempo fluye inexorablemente, las crisis o “tirones” pasan y con mayor o menor gloria, al final conseguiremos pasar las 24 horas sin fumar, es recomendable acostarse pronto.

Comente con su terapeuta al final de la prueba las dificultades surgidas y como ha intentado resolverlas. Si necesita más de un intento, no es infrecuente, es necesario estar bien preparado para conseguir pasar todo un día sin fumar.

Y vamos por la séptima prueba, 48 horas sin fumar. ¡Dos días!

Llegados a este punto podemos asegurar que se han producido muchos cambios, en su metabolismo, en los receptores nicotínicos, en su motivación, en su autoestima, en el conocimiento de habilidades para superar momentos difíciles. Los esfuerzos realizados, no han sido en vano, Usted no es el mismo que empezó hace unos días el tratamiento, ahora está preparado para superar esta prueba, tómeselo con ganas. Si pasó un día, ¿Por qué no va a aguantar dos?

Cuando acabe la prueba, podrá buscar con su terapeuta las soluciones a los momentos difíciles.

Tómese el día de descanso con tranquilidad, guarde el tabaco lejos de usted, pero si le apetece, fume. Y si después de encenderlo piensa que no es lo que esperaba, no dude en apagarlo, y retire la colilla. Probablemente será el último día con tabaco.

Prepárese para la última prueba.

La octava prueba consiste en mantenerse 72 horas, 3 días, sin fumar.

En realidad esta última prueba no es más que el último ensayo de nuestra nueva forma de vivir. Una especie de salto con red, todavía puede fallar y repetirla y no habremos fracasado para nada en nuestro tratamiento. Pero ya ha aguantado más de un día en la séptima prueba, no será muy difícil añadir uno más. Piense que si lo consigue, ya podrá decir bien alto, “¡ya dejé de fumar!”, éste será su día D.

El día D. Este día es mucho más importante de lo que puede parecer a primera vista. Este día va a marcar un antes y un después, intentaremos que disfrute tanto de su nuevo estatus de vida que la recaída no tenga cabida, lea sus consejos y los beneficios de dejar de fumar.

A partir de ahora empezará a notar como con el paso de los días se encuentra mucho mejor. Incluso se sorprenderá de lo rápido que su organismo le agradece que haya dejado de intoxicarlo.

Otros tratamientos

Tratamientos alternativos:

Acupuntura.

La acupuntura ha sido parte del sistema de atención de los servicios de salud de China por más de 2.000. La teoría general de la acupuntura se basa en la premisa de que existen patrones de flujo de energía (conocidos como Chi o Qi) en el cuerpo de la persona, que son esenciales para la salud. Se cree que las interrupciones del flujo de energía son responsables de las enfermedades. La aplicación de agujas de acupuntura en puntos identificables de la piel, conocidos como puntos de acupuntura, pueden corregir las interrupciones o desequilibrios del flujo de energía.

Una de los fundamentos para usar acupuntura como tratamiento para dejar de fumar es que produce la liberación de unas sustancias conocidas como endorfinas. La liberación de endorfinas en el cerebro ayuda a que las personas dejen de fumar porque contribuye a aliviar los malestares del Síndrome de Abstinencia al tabaco.

Sin embargo, por el momento no existe evidencia científica que indique que la acupuntura es un tratamiento eficaz para aliviar los malestares del Síndrome de Abstinencia al tabaco.

Hipnosis.

Las personas aceptan sugestiones no conscientes para cambiar su conducta.

Es posible que bajo hipnosis, la persona crea en los poderes "mágicos" del individuo que la está hipnotizando, de manera que elabora una proyección mental de lo que le está diciendo. Posteriormente, esta proyección mental se transforma en conductas que producen el efecto deseado.

Las técnicas de hipnosis que se usan con las personas que usan tabaco incluyen: sugestiones directas bajo hipnosis para que deje el tabaco, sugestiones que tienen como propósito el crear reacciones adversas al tabaco, y entrenamiento en técnicas de autosugestión para reforzar un tratamiento formal para dejar el tabaco

Los expertos indican que, en general, la hipnosis no es muy efectiva cuando se utiliza por sí sola. Sin embargo, es posible que sea útil como parte de una intervención más amplia, que incluye múltiples componentes.

Sin embargo, existen pocos estudios de investigación que han evaluado el efecto de la hipnosis como tratamiento para dejar el tabaco. Así mismo, los pocos estudios que existen, han utilizado metodologías que son deficientes.

medicina natural o herbolaria.

El 80% de la población de los países en desarrollo usa plantas medicinales para curarse de las enfermedades comunes.

Las sustancias químicas que contienen las hierbas actúan en el cuerpo.

Muchos medicamentos, incluyendo la estricnina, aspirina, vincristina, el taxol, curare y la ergotamina, tienen su origen en hierbas medicinales. Algunos compuestos de herboristería contienen sustancias como los inhibidores de la monoaminooxidasa (IMAO) que son peligrosos debido a las interacciones que producen con otros medicamentos así como con alimentos muy comunes como el queso (algunos tipos) y vinos tintos. Estas interacciones pueden producir una elevación brutal de la tensión arterial con resultado fatal.

Resumiendo.

Por el momento, no existe suficiente evidencia científica que apoye el uso de la acupuntura, la hipnosis o los productos de medicina natural, para el tratamiento de las personas que usan tabaco.

La aromaterapia (tratamiento mediante olores), gemoterapia (tratamiento que se basa en el poder de ciertos minerales) y las pulseras mágicas o magnéticas se basan en el poder de sugestión de quien las vende, usando testimonios de supuestos beneficiados de estas pulseras. No existe ninguna evidencia científica que apoye su uso.

Para los más espirituales:

Algunos autores sostienen que por lo general, los seres humanos caemos en la adicción cuando perdemos de vista o no queremos realizar nuestra "visión", o sea: "nuestra habilidad de percibir y participar en la realidad más amplia, reteniendo un recuerdo, aunque sea débil, de nuestro Ser Superior y de las tareas y propósitos de nuestra vida". También explican con claridad cómo se utilizaban antiguamente los distintos psicoactivos, a los que ellos llaman "herramientas de poder", para recuperar y apoyar nuestra visión; y como es que, al perder ese conocimiento, actualmente abusamos de estas mismas herramientas y nos destruimos con ellas en lugar de utilizarlas en nuestro beneficio. Nos explican cuáles son los efectos que tienen las principales sustancias adictivas sobre el campo energético humano, concretamente sobre el sistema de Chakras.

En el caso del tabaco,

Este diagrama debe mirarse de arriba a abajo o dibujarse 25 veces consecutivas en tres sesiones por día. Además se recomienda mirarlo cuando se sientan deseos de caer en la tentación de usar nuevamente la droga en cuestión.

Futuros tratamientos

La vacuna antitabaco.

La nicotina está considerada como la segunda droga más adictiva que existe, sólo superada por el crack (derivado de la cocaína). Los científicos parecen haber encontrado un tratamiento nuevo: una vacuna llamada Nivax, que se encuentra en fase experimental y que tiene como principal efecto impedir la llegada de la nicotina a los centros del cerebro donde esta sustancia produce sensaciones placenteras.

Los doctores Naso, Enifar y Fattom que han patentado ya la vacuna, consiguieron que el sistema inmunitario creara agentes que reaccionaran ante la nicotina, anticuerpos que capturasen sus partículas y les dieran un tamaño que impidiese su acceso a cerebro. El doctor Naso explica: "En el laboratorio creamos un compuesto mediante la combinación de una proteína no tóxica con varias partículas de nicotina. Cuando este nuevo compuesto llega a la sangre, el sistema inmunitario lo detecta como cuerpo extraño y crea anticuerpos para neutralizarlo. Después, ante la llegada de partículas simples de nicotina, las defensas reaccionan y las capturan". Las partículas de nicotina unidas a los anticuerpos alcanzan un tamaño que impide su infiltración en el cerebro. Como resultado, la llegada de la nicotina a la sangre no genera en el consumidor de tabaco el placer esperado. Se trata de una vacuna activa porque los anticuerpos los produce el propio organismo a través del sistema inmunitario.

Los antagonistas de la nicotina.

Los antagonistas de la nicotina son sustancias que ocupan los receptores nicotínicos sin producir ningún efecto. La mecamilamina es un antagonista de la nicotina que se usó para tratar la hipertensión, actualmente esta aprobada su utilización en E.E.U.U. contra el tabaquismo. Cuando posteriormente llega la nicotina, el fumador no experimenta la sensación esperada ya que la nicotina encuentra sus receptores ocupados por el antagonista. De esta forma al no experimentar ningún tipo de sensación placentera al fumar se puede abandonar el hábito con mayor facilidad. Los estudios realizados hasta ahora de muestran que con el uso simultáneo de mecamilamina y nicotina se obtienen resultados muy superiores que con nicotina sola. En España aún no están comercializados.

FAQ

¿Por qué es tan difícil dejar de fumar?

El fumar tabaco es una adicción, de las más fuertes, tanto o más que la heroína o la cocaína. Además, el tabaquismo está muy arraigado, y tolerado en nuestra sociedad, esto hace que la conciencia de droga se diluya. Hay que tener claro que el tabaquismo es una enfermedad, de las más graves. No todos somos concientes de ello y no acudimos a un especialista como cuando tenemos por ejemplo una pulmonía u otra enfermedad, muchas veces intentamos por nosotros mismos curarnos y así realmente es muy difícil.

¿Es tan realmente tan perjudicial el tabaco para la salud?

El Tabaco es la droga que mas muertes produce en el mundo. Y es la primera causa de muerte evitable, solo en España mueren mas de 50.000 personas al año por enfermedades relacionadas directamente con el tabaquismo. Esto equivale a más de 137 personas diarias, mas que las que mueren en carretera los fines de semana mas conflictivos de vacaciones.

Todos pensamos en el cáncer de pulmón, pero ... ¿Hay otros tipos de cánceres además del cáncer de pulmón provocados por el tabaco?

Realmente es de todos conocida la influencia directa del tabaco en el cáncer de pulmón, pero efectivamente, también se asocia a otros tipos de cánceres de los que la población no es demasiado conciente., por ejemplo el cáncer de laringe que se asocia con el consumo de tabaco negro, el cáncer de esófago que aumenta con el consumo de alcohol caliente y tabaco, frecuente en la población japonesa (consumidora de “saque”) y española (consumidora del típico “carajillo”) y el cáncer de vejiga urinaria 20 veces más frecuente en los fumadores que en la población no fumadora por la eliminación en orina de sustancias tóxicas del humo del tabaco.

Se habla mucho de los fumadores pasivos, ¿Es realmente un peligro convivir con una persona fumadora?

El fumador pasivo es aquel que inhala el humo del tabaco de otro. Es la cuarta causa de muerte evitable después del fumador activo, los accidentes de tráfico y el SIDA. Debido a esto las legislaciones se van endureciendo para proteger al fumador pasivo en los puestos de trabajo y en los lugares de ocio.

Últimamente se comenta mucho de los aditivos que se añaden al tabaco en los cigarrillos ¿Para qué se usan?, ¿Son peligrosos?

Existen mas de 4000 sustancias añadidas al tabaco, muchas de ellas se ha demostrado que son cancerígenas, otra como el amoníaco se utilizan para aumentar la absorción de nicotina en los pulmones y conseguir una mayor dependencia, también se añaden sustancias para cambiar el sabor y hacerlo más agradable, para cambiar el color del humo o de la ceniza para que parezca menos peligroso, y para que la combustión sea más rápida, etc...

Es sabido que la gente se engorda cuando deja de fumar ¿A qué es debido?

En realidad es al revés, la gente que fuma se adelgaza, pero con un buen tratamiento, personalizado, se puede dejar de fumar sin ganar ni un solo gramo de peso. La nicotina aumenta el metabolismo de las grasa y por esto al dejar de fumar aparece, de entrada, un aumento de peso, que posteriormente se normaliza.

Donde estamos

Nuestro centro está ubicado en :

Travessera de Gràcia nº 1, 1º 1ª
08021 Barcelona
telf. 93 20 95 555
e-mail: sca@comb.es

Contacto

Pregúntenos

A través de este formulario puede realizarnos una consulta de forma gratuita.

Su nombre
Su email
Si tiene alguna pregunta formúlela aqui:

En cumplimiento con la Ley Organica 15/1999 de proteccion de datos de caracter personal, SCA Centre Mèdic le informa que los datos proporcionados a traves del formulario serán tratados sólo para contactar con Uds."
"La respuesta a la pregunta que Ud. pueda formularnos sólo debe considerarse de forma orientativa y general. En ningún caso reemplaza ni sustituye la relación medico-paciente".

El precio

Dejar de fumar es algo tan importante que el precio debería ser lo de menos.

Sabe cuánto gasta al año en tabaco?

Suponiendo que un paquete cueste alrededor de 4 euros y que fuma un paquete al día, 365 dias x 4 euros = 1460 euros al año en tabaco.

Se imagina que cada año le regalen 1460 euros?

Sin embargo lo mejor de dejar el tabaco no es el dinero que nos ahorramos sino la calidad de vida que obtenemos.

Cuanto pagaría por no tener un cáncer? Cuanto pagaría por no ahogarse por subir unas escaleras?

Nuestras tarifas son bastante asequibles, 80 euros la primera visita y 50 euros las restantes, con una visita semanal es suficiente, y además incluye un seguimiento telefónico mientras se hacen las pruebas de 4h, 6h, 8h, … etc, hasta conseguir las 24horas seguidas sin fumar.

Con nuestro sistema prácticamente el 100% de los pacientes dejan de fumar, incluso los más difíciles, somos especialistas.